Cuento: Incertidumbre

¡Sat Nam!

Esta semana os dejo un cuento más, para ayudarnos a crecer, a soñar, a vivir…

INCERTIDUMBRE

El discípulo estaba lleno de inquietantes dudas. Le expuso una de ellas al mentor, preguntándole:
– Querido maestro ¿Cómo podré saber cuándo estoy realmente en la senda hacia la suprema libertad interior?
El Maestro sonrió afectuoso y respondió:
– No te atormentes. Cuando realmente estés en la senda hacia la suprema libertad interior, ya no te formularás ese tipo de preguntas. ¿Acaso el ave se pregunta si realmente está volando?

aves volando


Para el que no tiene inquietudes espirituales, la consciencia está tan embotada que no hay preguntas, pero tampoco habrá nunca respuestas. Para el que se ha activado el mecanismo de la búsqueda y tiene inquietudes espirituales, surgen muchas preguntas, incertidumbres e incluso inevitables penumbras.

Anuncios

Cuento: La rosa y el sapo

¡Sat Nam!

Disfruta de un cuento más del oriente…

LA ROSA Y EL SAPO

Había una vez una rosa roja muy bella, se sentía de maravilla al saber que era la rosa más bella del jardín. Sin embargo, se daba cuenta de que la gente la veía de lejos. Se dio cuenta de que al lado de ella siempre había un sapo grande y oscuro, y que era por eso que nadie se acercaba a verla de cerca. Indignada ante lo descubierto le ordena al sapo que se fuera de inmediato; el sapo muy obediente dijo: – Está bien, si así lo quieres.

Poco tiempo después el sapo pasa por donde estaba la rosa y se sorprendió al ver la rosa totalmente marchita, sin hojas y sin pétalos. Le dijo entonces: – Vaya que te veo mal. ¿Qué te pasa?

La rosa contesta: – Es que desde que te fuiste las hormigas me han comido día a día, y nunca pude volver a ser igual.

El sapo solo contesta: – Pues claro, cuando yo estaba aquí me comía a esas hormigas y por eso siempre eras la más bella del jardín.

sapo y rosa

Moraleja:
Muchas veces despreciamos a los demás por creer que somos más que ellos, más bellos o simplemente que no nos “sirven” para nada. Nadie ha nacido para que sobre en este mundo, todos tenemos algo que aprender de los demás o algo que enseñar, y nadie debe despreciar a nadie. No vaya a ser que esa persona nos haga un bien del cual ni siquiera estemos conscientes. 😉

Cuento: Explicar el significado

Un maestro sufi contaba siempre una parábola al finalizar cada clase, pero los alumnos no siempre entendían el sentido de la misma…

– Maestro – lo encaró uno de ellos una tarde – Tú nos cuentas los cuentos pero no nos explicas su significado…
– Pido perdón por eso. – se disculpó el maestro – Permíteme que en señal de reparación te convide con un rico melocotón.
– Gracias maestro. – respondió halagado el discípulo
– Quisiera, para obsequiarte, pelarte tu durazno yo mismo. ¿Me permites?

null

– Sí. Muchas gracias. – dijo el alumno
– ¿Te gustaría que, ya que tengo en mi mano el cuchillo, te lo corte en trozos para que te sea más cómodo?
– Me encantaría… Pero no quisiera abusar de tu hospitalidad, maestro…
– No es un abuso si yo te ofrezco. Solo deseo complacerte… Permíteme también que te lo mastique antes de dártelo.
– No maestro. ¡No me gustaría que hicieras eso! – se quejó sorprendido el discípulo.

El maestro hizo una pausa y dijo:
– Si yo les explicara el sentido de cada cuento… sería como darles a comer una fruta masticada.

Cuentos: Transitoriedad

¡Sat Nam!

Y un cuento más para que nos animemos y sigamos nuestro camino de yoga y meditación.

Transitoriedad

Un hombre que no estaba de acuerdo con la enseñanza del Buda, al cruzarse un día con el Maestro, se plantó frente a él y le escupió en el rostro. Luego cada uno siguió su camino. Pero unos días después, el Buda volvió a cruzarse con el que así se había comportado. Buda le miró sosegadamente y le sonrió con afecto. El hombre, muy extrañado, dijo:

– Pero ¿cómo es posible que estés tan tranquilo e incluso me sonrías amistosamente después de lo que pasó hace unos días?

– Es muy simple, amigo mío – dijo Buda sin inmutarse -.  Ni tú eres el que me escupió ni yo el que lo recibió. Ve en paz.

siddharta gautama

Moraleja: Todo está en constante cambio, sometido a la ley de la transitoriedad, incluidos, por supuesto, los humores del ser humano. Del rencor sólo surge perjuicio propio y ajeno, como el vengativismo y el resentimiento destilan veneno.

Cuentos: El maestro iluminado

¡Sat Nam!

Ahora que llegó el mes de septiembre y se acerca una nueva estación del año, aprovechamos muchas veces para hacer un “restart”: volvemos al gimnasio, a la escuela, a las clases de yoga, al trabajo, a las rutinas… Por eso, es una época – tal como en enero – en que tomamos decisiones y nos ponemos objetivos.

Para os inspirar, os dejamos un cuento de Índia que trata sobre los cambios de animo – que no son más que eso, cambios temporales. Y de lo importante que es ser conciente que todo lo que sentimos y experimentamos es temporal. Más bien un incentivo para que sigáis meditando y practicando yoga ;).

EL MAESTRO ILUMINADO
Un periodista se enteró de que había un maestro al que todos consideraban un iluminado perfecto, por lo que acudió a entrevistarle.
– Señor, antes de usted iluminarse – le preguntó – ¿se deprimía?
– Sí a veces como todo el mundo – repuso el Maestro.
– Y ahora que está usted, según dicen, iluminado, ¿se deprime?
Y el maestro contestó: – Pues sí, a veces, como todo el mundo… pero ya no me importa.

sabio

Lo que podemos aprender: Si actualizamos nuestros recursos internos y mejoramos nuestra calidad de conciencia despierta, podremos enfrentar con más firmeza y equilibrio no sólo las situaciones externas, sino, y muy en especial, nuestras fluctuaciones anímicas, lejos de identificarnos y apegarnos tanto a ellas.
Los estados de ánimo, los pensamientos y los sentimientos, al igual que las sensaciones, surgen y pasan, pero del mismo modo que el cielo permanece y las nubes no pueden arrastrarlo, podemos generar un “centro” de conciencia calma dichosa. Podremos convertirnos en espectadores más conscientes, sosegados y lúcidos de este “cuento”, a veces placentero y a veces doloroso, que es la vida.