Cuentos: Transitoriedad

¡Sat Nam!

Y un cuento más para que nos animemos y sigamos nuestro camino de yoga y meditación.

Transitoriedad

Un hombre que no estaba de acuerdo con la enseñanza del Buda, al cruzarse un día con el Maestro, se plantó frente a él y le escupió en el rostro. Luego cada uno siguió su camino. Pero unos días después, el Buda volvió a cruzarse con el que así se había comportado. Buda le miró sosegadamente y le sonrió con afecto. El hombre, muy extrañado, dijo:

– Pero ¿cómo es posible que estés tan tranquilo e incluso me sonrías amistosamente después de lo que pasó hace unos días?

– Es muy simple, amigo mío – dijo Buda sin inmutarse -.  Ni tú eres el que me escupió ni yo el que lo recibió. Ve en paz.

siddharta gautama

Moraleja: Todo está en constante cambio, sometido a la ley de la transitoriedad, incluidos, por supuesto, los humores del ser humano. Del rencor sólo surge perjuicio propio y ajeno, como el vengativismo y el resentimiento destilan veneno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s